domingo, 15 de abril de 2018

Emma Penella. Comicidad, drama y sentimiento

¿Quién podría reconocerla en La duquesa de Benameji (Luis Lucia, 1949), cuando su presencia en la película se redujo a ser doble de luces de Amparo Rivelles? ¿Quién no la reconoce en títulos capitales de Luis García BerlangaJosé Antonio Nieves CondeJuan Antonio BardemManuel Mur OtiLadislao VajdaJosé Luis Sáenz de Heredia, Angelino Fons o Francisco Regueiro? ¿Quién pone en duda que Emma Penella fue una de las grandes actrices que ha dado el cine español o que forma parte de la historia del cine? Esta madrileña de nombre Manuela Ruiz Penella, nacida en 1931, revolucionó el panorama cinematográfico español con sus interpretaciones de mujeres carnales y rebeldes, mujeres cuyas actitudes desafiaban a la hipocresía moral en películas como Los peces rojosFedra o La cuarta ventana, en la que compartió protagonismo con sus hermanas Elisa Montés y Terele Pávez. Antes de convertirse en una de las figuras más destacadas del cine español, Emma Penella se dejó ver en la pantalla por primera vez en Truhanes de honor, aunque su voz afónica, parte de sí misma y de su personalidad artística, fue doblada y no se escucharía hasta Cómicos. Rasgada y natural, su voz confirió a sus actuaciones mayor intensidad, sentimiento y honestidad, características que, unidas a su fuerza, su belleza y al erotismo de algunos de sus personajes, definen a una actriz valiente que fue sumando títulos a su filmografía y personajes que la auparon entre las más importantes de España. Su interpretación en Los ojos dejan huella llamó la atención; en Cómicos pudo interpretar sin ser doblada; Carne de horca fue su primer protagonismo femenino; en Los peces rojos dio vida a la primera de sus "mujeres fatales"; su Estrella, en Fedra, quizá sea su mejor interpretación dramática, la más trágica y la que desprende mayor erotismo; en El batallón de las sombras se convierte en el blanco de los prejuicios del vecindario; en El verdugo asumió su personaje más conocido y Padre nuestro significó su regreso delante de las cámaras tras una década alejada del cine. Estos y otros clásicos de la cinematografía española -La busca, Fortunata y Jacinta o La regenta, producidas por su marido el productor Emiliano Piedra- descubren a una actriz capaz de transferir su humanidad y honestidad a sus personajes, inolvidables muchos de ellos, en las películas citadas o en La estanquera de Vallecas, en un papel protagonista que permitió a la generación nacida durante la transición descubrir su talento y la comicidad que, más adelante, caracterizó el último tramo de su carrera artística en las series de televisión Aquí no hay quien viva y La que se avecina.





Filmografía

Truhanes de honor (Eduardo García Maroto, 1950)
Los ojos dejan huella (José Luis Sáenz de Heredia, 1952)
Barco sin rumbo (José María Elorrieta, 1952)
Doña Francisquita (Ladislao Vajda, 1952)
¡Che, qué loco! (Ramón Torrado, 1952)
Carne de horca (Ladislao Vajda, 1954)
Aventuras del barbero de Sevilla (Ladislao Vajda, 1954)
Cómicos (Juan Antonio Bardem, 1954)
La patrouille des sables (René Chanas, 1954)
Tres hombres van a morir (Feliciano Catalán, 1954)
El guardián del paraíso (Arturo Ruiz Castillo, 1955)
Los peces rojos (José Antonio Nieves Conde, 1955)
Fedra (Manuel Mur Oti, 1956)
El batallón de las sombras (Manuel Mur Oti, 1957)
Un marido de ida y vuelta (Luis Lucia, 1957)
La guerra empieza en Cuba (Manuel Mur Oti, 1957)
De espaldas a la puerta (José María Forqué, 1959)
Un ángel tuvo la culpa (Luis Lucia, 1960)
Sentencia contra una mujer (Antonio Isasi-Isasmendi, 1960)
Scano Boa (Renato Dall'Ara, 1961)
La cuarta ventana (Julio Coll, 1961)
El amor de los amores (Juan de Orduña, 1962)
Alegre juventud (Mariano Ozures, 1963)
Carta a una mujer (Miguel Iglesias, 1963)
El verdugo (Luis García Berlanga, 1963)
Duelo en el Amazonas (Franz Eichhorn, Eugenio Martín, 1964)
La hora incógnita (Mariano Ozores, 1964)
Los brutos en el oeste (Marino Girolami, 1964)
La muerte viaja demasiado (Claude Autant-Lara, José María Forqué, Giancarlo Zagni, 1965)
Lola, espejo oscuro (Fernando Merino, José Luis Sáenz de Heredia, 1965)
La busca (Angelino Fons, 1966)
Fortunata y Jacinta (Angelino Fons, 1970)
La primera entrega de una mujer casada (Angelino Fons, 1971)
La regenta (Gonzalo Suárez, 1975)
Padre nuestro (Francisco Regueiro, 1985)
El amor brujo (Carlos Saura, 1986)
La estanquera de Vallecas (Eloy de la Iglesia, 1987)
Fugaz (Nacho Pérez de la Paz, 1988) (cortometraje)
Viento de cólera (Pedro de la Sota, 1988)
Doblones de a ocho (Andrés Linares, 1990)
Mar de luna (Manolo Matji, 1995)
Náufragos (Andrés Pajares, 1997) (cortometraje)
Créeme, estoy muerto (Pedro Fresneda, Curro Novallas, 1998) (cortometraje)
Pídele cuentas al rey (José Antonio Quirós, 1999)
Los novios búlgaros (Eloy de la Iglesia, 2003)
El sueño de una noche de San Juan (Ángel de la Cruz, Manolo Gómez, 2005) (voz)



Premios y reconocimientos

Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz de reparto por Los ojos dejan huella
Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz por Fedra
Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo por La guerra empieza en Cuba
Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo por El verdugo
Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz por Sentencia contra una mujer
Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz por La busca
Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo por Fortunata y Jacinta
Premio Sant Jordi a la mejor actriz por Fortunata y Jacinta
Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos a la mejor actriz por Mar de luna
Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en 1998
Estrella en el Paseo de la Fama de Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario