lunes, 27 de junio de 2011

39 escalones (1935)

En 39 escalones (The 39 steps), película dinámica, entretenida y repleta de excelentes momentos, Alfred Hitchcock ofreció un recital de suspense, en el que se descubre a Richard Hannay (Robert Donat) intentando superar las trabas que se le presentan tras su encuentro fortuito con una desconocida, con quien coincide durante la actuación de Mister Memory, un artista que retiene en su mente todo cuanto oye, lee u observa. Esta mujer, Anabella (Lucy Mannheim), necesita ayuda, corre un grave peligro y debe ocultarse hasta que pueda contactar con un agente que se encuentra en Escocia. Este planteamiento conduce a la consabida muerte de la chica y a la aparición del falso culpable, que no es otro que Hannay. Acorralado y sin más opción que escapar, ve su única posibilidad en viajar (en tren) a tierras escocesas, donde pretende contactar con el enlace y advertirle de la presencia de la organización 39 escalones, el peligroso grupo de espías que ha asesinado a la desconocida. La odisea de Hannay proporciona unas excelentes posibilidades para que Alfred Hitchcock ponga en juego su enorme talento (en algunos aspectos recuerda al viaje de Thornhill en Con la muerte en los talones, sobre todo en la manera en la que los dos protagonistas enfocan una situación límite, de la qué sólo podrán salir empleando el ingenio). 39 escalones sería la mejor película británica de Hitchcock, la más completa, ya que en ella se resume el cine de un director que la llenó de inteligencia y de agilidad para que su protagonista fuese perseguido, traicionado y que él mismo desarrollase los medios para poder escapar de una situación que amenaza con acabar con su vida. De este modo, debe convencer a quien solicita ayuda de que es inocente, aunque, ¿cómo creer en sus palabras si todos los indicios le señalan como culpable? Así pues no es de extrañar que la chica rubia, Pamela (Madeleine Carroll), no le crea y pretenda denunciarle a una policía que quizá no lo sea. La narración de 39 escalones posee un excelente ritmo que le permite divertir desde el primer instante, a pesar de narrar el sufrimiento y la ansiedad de un protagonista que no encuentra el final de un túnel en el que no sabe cómo se ha metido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario