miércoles, 6 de julio de 2011

Blade runner (1982)

Los Ángeles, noviembre de 2019, ¿qué son los replicantes? y ¿quiénes son los blade runner?, pero sobre todo, ¿quién es Deckard?. Según sus propias palabras: un ex-blade runner, un ex-policía, un ex-asesino. Deckard (Harrison Ford) es un blade runner retirado, obligado a regresar al servicio activo con la misión de retirar (asesinar) a cuatro replicantes (prácticamente imposibles de distinguir de los humanos) que han regresado al planeta. En el transcurso de la investigación el cazador conoce a Rachel (Sean Young), quien en realidad es una replicante, pero tan humana que a ojos del experto pasa por una mujer normal, hasta que su creador le aclara que se trata de un modelo de clase nexus. A raíz de este descubrimiento el conflicto moral que padece el blade runner se agudiza, más aún cuando vislumbra que se ha enamorado de ella, una humanoide que siente y sufre como cualquier ser humano. Acaso ¿no son los sentimientos de Rachel idénticos a los suyos? ¿Qué les diferencia? En un determinado momento, Deckard le desvela a Rachel su naturaleza; la tristeza y el desengaño se apoderan de ella, cuestión que obliga al policía a retractarse y decirle que se trata de un mal chiste. La voz en off (suprimida en el montaje de 1991) acompaña a Deckard en su transitar por un mundo futuro, oscuro, lluvioso e inquietante; dicha voz se convierte en su conciencia y en su memoria, y le revela como un antihéroe plagado de dudas y contradicciones. Descubre en los replicantes a seres capaces de comprender, de sentir y de querer. Dudan, temen, aman, …comparten las mismas emociones que los humanos; sienten aflicción ante la baja de sus compañeros, tienen problemas de envejecimiento, circunstancia que se traduce en un profundo temor a una muerte inevitable. Su regreso a La Tierra se debe a esa ansiedad provocada por la necesidad de encontrar respuestas a las dudas que se acumulan y que no se resuelven. ¿Quién soy? ¿Adónde voy? ¿Cuánto me queda?... son preguntas que Roy (Rutger Hauer), el líder de los replicantes, realiza a su creador en una escena memorable. Este no humano muestra su humanidad en varias ocasiones, una de ellas se produce tras la muerte de su compañera (Darryl Hannah). El deseo de venganza se apodera de él, y ese sentimiento le obliga a enfrentarse a Deckard. Ni Roy es malo ni Deckard es bueno, sería muy simplista calificar su encuentro como una lucha entre dos polos opuestos, ambos son seres similares que poseen pensamientos y emociones tanto positivas como negativas, simplemente son dos personas, a pesar de que a Roy se le niegue tal reconocimiento. Es toda una experiencia vivir con miedo, eso es lo que significa ser esclavo, le dice el replicante al blade runner en un final antológico que muestra a ese ser que ha pasado toda su existencia buscando respuestas y que, finalmente, encuentra una; el significado de la muerte: el olvido. Ridley Scott dirigió esta obra maestra basándose en la novela Sueñan los androides con ovejas mecánicas, escrita por uno de los grandes escritores de ciencia ficción, Philip K.Dick. Blade Runner aportó una nueva concepción al género de la ciencia ficción, destacando un escenografía y una estética excepcionales gracias a la decoración creada por el pintor Syd Mead, a la dirección artística de David Syder y a los efectos visuales a cargo de Douglas Trumbull. La oscuridad que reina en la ciudad y en los protagonistas, tiniebla omnipresente, refleja un futuro incierto donde las dudas, el pesimismo y la muerte dominan sobre una luz que se niega a aparecer, porque no es la atmósfera adecuada para el mundo desesperanzado por el que transita el blade runner.

No hay comentarios:

Publicar un comentario