jueves, 7 de julio de 2011

Río Rojo (1948)


Río Rojo (Red River) se abre y se cierra en las orillas del caudal que le presta el nombre, y que presenta la lucha de un hombre contra sí mismo, contra su pasado y contra su presente, una crisis que le obliga a conducir su ganado por un territorio inhóspito en busca de un beneficio que le permita continuar con su sueño y legar su fortuna a Matthew Garth (Montgomery Clift), el niño que ha criado como si fuese su hijo, con quien guarda más similitudes de las que parece, a pesar de la creciente amenaza de un enfrentamiento que podría separarles. Así pues, han transcurrido catorce años desde que llegaron a las tierras que por la fuerza hicieron suyas, y si pretenden mantenerlas deberán transportar nueve mil cabezas de ganado a Missouri. Durante ese periodo, Dunson (John Wayne) ha enseñado cuanto sabe al joven Matt, ha querido hacer de él un hombre fuerte y así cuando se lo merezca convertirle en su socio, algo que le había prometido en su primer encuentro. Thomas Dunson impone sus propias normas, aquellas que le dicta su sentido de la justicia, que le obligan a advertir a sus acompañantes, antes de iniciarse el viaje, que será una travesía dura y peligrosa, permitiendo que quien lo desee abandone antes de la partida, pues una vez en marcha no habrá vuelta atrás. La época en la que se ambienta Río Rojo es una época dura, donde los caminos apenas existen y el tren no alcanza gran parte del territorio, así pues, el espacio abierto es el amor y señor de un territorio donde el agua escasea y los peligros pueden presentarse en cualquier instante. De este modo, Howard Hawks presenta a un grupo de hombres en un ambiente aislado que les conduce a una situación límite en la que se pondrá a prueba a cada uno y la amistad que les une. Poco a poco, esas sensaciones de luchas internas se apoderan del grupo, todos tienen miedo, sufren cansancio e incertidumbre, pero han firmado un contrato y, por mucho que les pese, Thomas Dunson hará que lo cumplan. Dunson no es ajeno al miedo, teme perderlo todo, por ello se comporta de ese modo, es su única oportunidad para salvar un sueño que desea compartir con Matt, así pues, se muestra poco dado al diálogo, apenas comprensivo, duro y exigente. Su carácter, marcado por un pasado que no le permite olvidar y por un presente que le distancia tanto de Matt como de su viejo amigo, Groot (Walter Brennan), le conduce a comportarse de un modo que no gusta a los hombres, incluso a Matt le sorprenden y disgustan los actos de aquel a quien considera su padre. Este comportamiento, unido al largo viaje, a su dureza y al cansancio acumulado en los cowboys provoca que sus trabajadores piensen amotinarse. Río Rojo es uno de los cinco western que rodó Howard Hawks, en el que presenta una situación de amistad que se pone a prueba en un lugar que les tiene atrapados y alejados de las comodidades más básicas, que agudizarán las diferencias existentes entre ambos y les conducirá a un enfrentamiento que resulta inevitable. Así mismo, la aparición de Tess (Joanne Dru), de quien Matt se enamora, afecta a los protagonistas masculinos. Ella les hace reflexionar sobre sus comportamientos y sobre sí mismos, circunstancia que permite descubrir los sentimientos de Dunson, quien le confiesa que no puede olvidar a la mujer que amaba, seguramente porque se culpa de su muerte tras abandonarla (al inicio del film) en una caravana que creía segura. Además, cabe destacar que Río Rojo, junto a Centauros del desierto y El hombre que mató a Liberty Valance, fue la mejor actuación de John Wayne, actor hasta entonces poco valorado desde un punto de vista dramático, incluso se ha mitificado el momento durante el cual, supuestamente, John Ford se sorprendió al ver la interpretación de su amigo y exclamó: ¡Pero si este hijo de... sabe actuar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario