martes, 3 de junio de 2014

¡Qué noche la de aquel día! (1964)

Allá por la década de 1950 el rock'nd roll se gestó y consolidó en los Estados Unidos gracias a figuras como Muddy WatersRay Charles, B.B.KingElvis Presley, Bill Haley, Jerry Lee LewisChuck Berry y otros pioneros de este género musical nacido de la miscelánea del jazz, el blues, el country o el rthythm and blues, y que no tardó en convertirse en un fenómeno que marcó a los jóvenes de la época. Durante los años que siguieron, aquel sonido fue evolucionando tanto en su país de nacimiento como en otros puntos del globo, donde también surgieron cantantes y grupos influenciados por aquellos, entre los que se contaba un grupo británico formado por cuatro jóvenes que respondían a los nombres de George, John, Paul y Ringo. Aquellos muchachos de Liverpool, conocidos como The Beatles, se convirtieron a inicios de los sesenta en un fenómeno social y cultural sin parangón. Su primer disco, editado hacia finales de 1962, arrasó en el mercado británico durante el año que siguió, para hacerlo al siguiente al otro lado del Atlántico. Entre otras circunstancias, su enorme éxito provocó que el medio cinematográfico fijase su atención en el cuarteto, de modo que no tardaron en probar fortuna en el cine, y lo hicieron de la mano de Richard Lester en una comedia alocada en la que los miembros del grupo se interpretaron a sí mismos, aunque desde una perspectiva que en cierto modo les alejaba de su faceta musical y les convertía en alumnos aventajados de los hermanos Marx. En ¡Qué noche la de aquel día! (A Hard Day's Night) los Beatles dieron rienda suelta a su vis cómica, que pusieron al servicio del excelente humor absurdo que domina dentro del entorno donde inicialmente se les descubre huyendo de las masas enloquecidas, que les persiguen para tocarlos o quedarse con alguna de sus pertenencias, una locura no muy lejana de sus experiencias en la vida real. A lo largo de los minutos se combinan las situaciones cómicas con las canciones del álbum al que hace referencia el título, y del mismo modo que ocurría con Margaret Dumont en las películas de los Marx, en ¡Qué noche la de aquel día! la presencia de un quinto elemento, el supuesto abuelo de Paul (Wilfrid Brambell), aumenta la hilaridad de las desventuras que se suceden hasta que finalmente los músicos acuden al programa de televisión en el que tienen que actuar. Dos años después los Beatles repetirían a las órdenes de Lester en Socorro (Help!, 1966), otra comedia disparatada y surrealista en la que predomina el colorido, posteriormente participarían en producciones como la película animada Yellow Submarine (George Dunning, 1968) y Let It Be (Michael Lindsay-Hogg, 1970), además de actuar por separado en películas como la comedia bélica Cómo gané la guerra (How I Won the WarRichard Lester, 1966), coprotagonizada por John Lennon, o Si quieres ser millonario no malgastes el tiempo trabajando (The Magic ChristianJoseph McGrath, 1969), en la que Ringo Starr compartió protagonismo con Peter Sellers, pero ninguna de ellas alcanzó el nivel cómico de este entretenido y original primer paso del mítico grupo dentro del ámbito cinematográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario