viernes, 29 de abril de 2011

¿quién puede decirme qué es el talento y cómo se mide?

Publicar un libro es la tarea menos agradecida por la que pasa un autor desconocido, quien tras haber disfrutado con la creación de su obra, tiene que desvivirse para que ésta salga a la luz.
Simplemente, un escritor busca que su historia pueda ser leída y disfrutada por alguien más que él mismo. Sin embargo, el mundo se mueve al compás que marca las cifras, por tanto, se publican obras que se repiten, en su temática, hasta la saciedad porque se sabe que resultarán beneficiosas (para algún que otro bolsillo). Por consiguiente, partimos del hecho de que alguien que quiera salirse de la norma encontrará más obstáculos que si se adaptase a lo que se exige, ¿quién?. ¿Qué hacer entonces? Está claro, escribir lo que uno desee y no lo que se demande, ya que cualquier persona que escriba, lo hace partiendo del hecho de que le gusta hacerlo. No lo hace por dinero, pues eso es algo utópico o algo que llegará con el tiempo, situación a la que sólo unos pocos están llamados (y no precisamente tienen que ser los mejores autores, quienes en muchos casos carecen de algo que se conoce como ¿talento?, sino aquellos que dan con una fórmula que contenta a la gran mayoría, pero que no aporta nada nuevo al universo literario).
¿Qué es el talento? Resulta complicado definir una característica tan subjetiva y las implicaciones que ésta conlleva.
A lo largo de la historia (reciente) encontramos numerosos casos en los que se expuso la falta de talento de muchos creadores (en cualquier ámbito del arte) y que a la larga alcanzaron un puesto en el Olimpo. De la misma manera, también existe el proceso inverso. Por ejemplo, dentro del mundo del cine, encontramos varios casos, uno de ellos podría ser el de Alfred Hitchcock, director reconocido y considerado uno de los grandes del séptimo arte, a quien, sin embargo, no se le valoró, en su justa medida, hasta que los críticos de una revista de cine francesa empezaron a alabar su obra (entre ellos Truffaut, Rohmer o Chabrol). Otro ejemplo, lo encontramos en el mundo de la pintura, ¿quién no ha oído hablar de Van Gogh?.
En definitiva, una de las características de los seres humanos es la subjetividad, que se agudiza hasta extremos insospechados cuando se refiere a las creaciones artísticas, porque el arte vendría a ser aquello que nos hace sentir o vibrar(y no tiene porque ser para todos igual), provocando que nuestra mente disfrute de una manera especial, trasladándonos por unos instantes a un nivel que nos aleja de nuestra cotidianidad (ya sea un libro, un deporte, una comida, una película,... o simplemente amar, que al fin y al cabo es el arte más complicado y el que más talento precisa), por lo tanto, ¿qué es el talento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario