jueves, 26 de julio de 2012

Más allá de las lágrimas (1955)

Los films bélicos realizados por Raoul Walsh muestran enfoques o planteamientos diferentes entre sí, en el caso concreto de Más allá de las lágrimas (Battle Cry) se alejó del género en el que se inscribe el film para acercarse al melodrama que se descubre en las experiencias de los jóvenes reclutas antes de entrar en combate (que se produce en la última parte de la película). Miles de jóvenes estadounidenses son llamados a filas o se presentan voluntarios para defender a su nación de la amenaza japonesa, estos jóvenes provienen de todos los rincones del país, sea cual sea su condición social, sus aficiones o sus comportamientos, pero todos y cada uno guardan aspectos comunes acordes con su edad y con el tiempo que les ha tocado vivir. La voz en off del sargento Mac (James Whitmore) presenta al grupo de reclutas, uno de los muchos que viajarían en vagones similares de trenes idénticos que se dirigen a los campos de entrenamiento. Esos muchachos, que no se conocían hasta ese instante, acaban formando una especie de familia que sólo la experiencia bélica parece capaz de crear, uniendo a hombres como: Andy (Aldo Ray) (mujeriego y protector de sus amigos), Danny (Tab Hunter) (enamorado de su novia de siempre, Kathy (Mona Freeman), pero que sufre su separación manteniendo una aventura con la madura y solitaria Elaine Yarborough (Dorothy Malone)), Joe (Perry Lopez) (el pendenciero criado en las calles), Marion (John Lupton) (desea escribir un libro contando sus experiencias en el ejército) o "Ski" Wronski (William Campbell) (no soporta el desengaño amoroso que descubre en la carta de su novia, donde lee que se va a casar con otro). El primer paso de estos reclutas para convertirse en soldados son diez semanas de instrucción que les sirve para ganarse su nombramiento, sin embargo, la preparación no ha hecho más que empezar, ya que son trasladados al centro de transmisiones donde continuarán su adiestramiento bajo la supervisión del mayor Sam Huxley (Van Heflin), conocido como "el negrero", que les exige al máximo porque sabe que llegado el momento el entrenamiento podría salvarles la vida. Huxley se preocupa por sus hombres, cuestión que se remarca en el trato individual con cada uno de ellos (les intenta guiar y ayudar en los momentos de duda); pero él también tiene sus propios problemas personales, al ser consciente de su plena dedicación al ejército en detrimento de su esposa, con quien no ha tenido hijos, quizá ese sea el motivo que le impulse a preocuparse por los jóvenes bajo su mando. El tiempo avanza y muchas de las viejas dudas se superan como se descubre en Danny (que se casa con Kathy) y otras nuevas surgen como la desilusión que se apodera de Marion cuando descubre que Rae (Anne Francis), la chica del transbordador, mantiene relaciones con otros hombres. Los soldados llegan a Nueva Zelanda, donde, a la espera de entrar en combate, realizan la tercera parte de su preparación y surgen nuevas emociones. El campamento de los soldados americanos se levanta cerca de Wellington, circunstancia que Andy piensa aprovechar para divertirse y pasar el rato con mujeres a quienes olvidar al día siguiente, sin embargo, cuando conoce a Pat Rogers (Nancy Olson) su manera de pensar cambia, porque se enamora, hecho que provoca un nuevo conflicto. Raoul Walsh dejó para el final el aspecto bélico, mostrando a ese grupo de soldados a quienes se les encomiendo funciones de limpieza, en lugares como Guadalcanal, actividad que les hace sentir minusvalorados después de tantos meses de dura preparación, hecho que también afecta al "negrero" que no duda en visitar al general Snipes (Raymond Massey) y solicitar un puesto en la vanguardia para él y los suyos. En Más allá de las lágrimas (Battle Cry) prima el romance (la importancia de la mujer en tiempos de guerra) o la amistad, pues las historias de amor o desamor marcan el ritmo de un film que se centra en la intimidad de unos jóvenes que experimentan y se inician en aspectos de la vida durante un periodo de ilusión (antes de perder la inocencia) y desencanto (la guerra).

No hay comentarios:

Publicar un comentario