domingo, 22 de julio de 2012

Los dientes del diablo (1960)


Común a la mayoría de civilizaciones que se consideran avanzadas sería la necesidad de aumentar su espacio vital a costa de otras y la (falsa) creencia de sentirse superiores, sin detenerse a pensar que también las demás sociedades están compuestas por personas, y por lo tanto de sentimientos, costumbres e ideas creadas a partir de sus necesidades; ideas que pueden no gustar, pero que deberían ser comprendidas por quienes pretenden alterarlas por considerarlas perniciosas, como sería el caso del misionero (Marco Guglielmi) que acude al iglú del matrimonio esquimal, pensando en ellos como pecadores a quienes llevar por el camino de la rectitud. Este hombre habla a Asiak (Yoko Tani) y a Inuk (Anthony Quinn) de un señor, de una fe y de una luz que ellos desconocen, al tiempo que les recrimina el haber ofendido a ese mismo señor, porque Inuk ha ofrecido a Asiak a otros hombres, cuestión que la pareja esquimal en ningún momento considera pecado, ya que desconocen su existencia. En contraposición al religioso se encontraría el policía (Peter O'Toole) que persigue y detiene a Inuk por la muerte (accidental) de aquel; a medida que el oficial observa al esquimal comprende la dura realidad que le rodea, y el por qué de una conducta que, a pesar de chocar con las costumbres civilizadas, muestra sinceridad y lealtad. Las diferencias con los estudios hollywoodienses provocaron que Nicholas Ray se trasladase a Europa, donde rodaría varios films, siendo el mejor de ellos Los dientes del diablo (The Savage Innocents), excelente coproducción franco-italo-británica, escrita por él mismo, donde se muestra al pueblo esquimal desde su tradición y sus costumbres, desconocidas para los hombres blancos que, poco a poco, se imponen mediante el comercio, las leyes (las suyas) o la religión. Los primeros minutos de Los dientes del diablo explican parte de las costumbres de un pueblo nómada que habita en las latitudes más septentrionales del globo, donde, esparcidos en núcleos unifamiliares, sobreviven cazando. El pueblo esquimal, los inocentes salvajes al que hace referencia el título original, vive en armonía con el medio, mostrándose hospitalario, alegre y honesto, ya que todavía conserva la inocencia, ajena a la mentira y al engaño. La tradición guía su conducta, siendo prioritaria esa hospitalidad de la que siempre hacen gala: pero, como cualquier otro ser humano, también necesitan compañía, una pareja con quien reír y que les ayude a olvidar una soledad que en la nieve se agudiza. Rechazar las muestras de amistad se considera un insulto hacia el anfitrión, cuestión que se observa cuando Inuk no acepta la invitación de su amigo (Andy Ho) para que se consuele con su mujer, al principio del film. La preocupación de Inuk por no tener una compañera desaparece cuando ese mismo amigo corre en su busca y le dice que la viuda de su hermano (Marie Yang) se encuentra en su iglú, acompañada por sus dos hijas; lo cual significaría que Inuk por fin podría tener la compañera que anhela. Después de sopesar a cuál de las dos muchachas prefiere, el esquimal se decide por lmina (Kaida Hokiuchi), pero ésta se marcha con otro; así pues a lnuk se le presentan dos opciones: quedarse con Asiak o ir en persecución de Imina, decantándose por esta última. Cuando alcanza a la pareja cambia de parecer, y se decide por Asiak (que le ha acompañado), cuestión que remarca el carácter machista de unas costumbres en las que estaría bien visto entregar a sus esposas a otros hombres, y elegirlas sin que ellas puedan hacer lo mismo. sin embargo, aunque no sea una cultura perfecta (evidentemente ninguna lo es) sí es aceptada por ambos sexos ante las necesidades generadas por una naturaleza hostil que les obliga a cometer actos tan terribles como el de abandonar a sus ancianos (aunque son éstos quienes se van por voluntad propia), cuando ya no pueden valerse por sí mismos, o a los primogénitos que nazcan niña, porque de otro modo el equilibrio se rompería, condenándoles a la extinción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario