martes, 19 de julio de 2011

Solaris (1972)

El ritmo pausado de Solaris resulta lento, aunque es una lentitud forzada por la necesidad de Andréi Tarkovski para mostrar esa interioridad que se manifiesta como la verdadera protagonista de la historia. ¿Qué define al ser humano como tal? Su sentimientos, sus relaciones con los demás y con lo desconocido, la capacidad de amar, de sufrir, la soledad, la felicidad o la muerte. Solaris es un viaje al interior de Kris, un científico que reencuentra, en la base espacial a la que ha sido destinado, los sentimientos y las sensaciones que creía perdidos, y los encuentra en un ser que no es humano, cuya apariencia es exacta a la de su esposa fallecida. Hary no es humana, es un ente que sólo puede sobrevivir en Solaris, pero con sus actos y con sus emociones demuestra que posee el rasgo definitorio de la raza humana, por mucho que los científicos que acompañan a Kris pretendan convencerle de lo contrario. La película, basada en la novela de Stanislav Lem, se inscribe dentro de la ciencia-ficción, no obstante se trata de un ejercicio de reflexión filosófica sobre los comportamientos de las personas, sus deseos y su capacidad para comunicarse. El relato podría desarrollarse en cualquier lugar y en cualquier momento, sin embargo, la ciencia-ficción es un género que, bien utilizado, permite un excelente ejercicio de pensamiento y abstracción, a menudo superior al de otros géneros que poseen un carácter más familiar y real. El verdadero acierto de Solaris reside en esa búsqueda del alma humana, una introspectiva que Kris hace de su necesidades, de su soledad y de sus deseos que se ven reflejados en la relación que mantiene con su no esposa, un ser que se muestra más sentimental, comprensivo y vulnerable que aquellos quienes la rodean y se consideran personas, negando a la nueva Hary la oportunidad de considerarse como tal. La película obtuvo un gran éxito en la antigua Unión Soviética, circunstancia que, posteriormente, también conseguiría fuera de sus fronteras y que encumbraría a Solaris como un film de culto y un referente dentro de la ciencia-ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario