domingo, 19 de mayo de 2013

Marilyn, más que una imagen

La vida de Marilyn Monroe estuvo marcada por un vacío existencial que la acompañó desde el orfanato hasta el último día de su vida, cuando contaba con treinta y seis años. La joven Norma Jean se casó por primera vez a los dieciséis años, cuando ni siquiera se habría planteado la existencia de la rubia alter ego que la inmortalizó. Así pues, sin sospechar que poco después la vida de Norma Jean Baker se convertiría en la de Marilyn Monroe entró a trabajar en una fábrica durante la Segunda Guerra Mundial, donde sería descubierta por un fotógrafo, produciéndose de ese modo su acercamiento al mundo del espectáculo. Durante un tiempo trabajó como modelo fotográfica, pero su deseo era convertirse en actriz, hecho que la impulsó a trasladarse a Hollywood, donde sería contratada por la Twenty Century Fox, aunque el estudio rescindió el contrato tras su participación en un par de películas, en una de las cuales su interpretación prácticamente desapareció en el montaje final. Este revés profesional parecía indicar que la carrera artística de la recién nacida Marilyn  Monroe no tenía futuro, sin embargo, poco después llegaron pequeñas oportunidades que no desaprovechó. Los hermanos Marx y su Amor en conserva (Love Happy, 1949), dirigida por David Miller, le sirvieron para mostrar una pequeña parte del potencial que un año después explotó en La jungla de asfalto (The Asphalt Jungle, 1950), en la que realizaba un pequeño papel que no pasó desapercibido. Joseph L.Mankiewicz contaría con ella para el reparto de Eva al desnudo (All about Eve, 1950) y en 1951 su carrera cinematográfica se asentó gracias a su participación en comedias en las que interpretaba el papel de rubia de escasas luces: Memorias de un don Juan (Love Nest, 1951), As Young as You Feel (1951), Divorciémonos (Let's Make It Legal, 1951) o No estamos casados (We're not Married!, 1952). En Niebla en el alma (Don't Bother to Knock,1952) por fin interpretaba un papel de mayor protagonismo que le permitió desplegar su capacidad dramática, sin embargo, el público la prefería en roles como el de Me siento rejuvenecer (Monkey Business, 1952), de Howard Hawks, director que la llevaría a la fama con la comedia musical Los caballeros las prefieren rubias (Gentleman Prefer Blondes, 1953), film con el que Marilyn alcanzó el estrellato definitivo con el que coqueteaba desde Encuentro en la noche (Clash by Night, 1952) y Niágara (1953), dos excelentes películas negras que había interpretado a las órdenes de Fritz Lang y Henry Hathaway. Como consecuencia del éxito de Los caballeros las prefieren rubias (Gentleman Prefer Blondes, 1953) parecía condenada a ser encasillada en comedias del estilo de Cómo casarse con un millonario (How to Marry a Millionaire, 1953), de Jean Negulesco, o Luces de candilejas (There's no Business Like Show Business, 1954), de Walter Lang, y ni siquiera su participación en el western de Otto Preminger Río sin retorno (River of no Return) pudo cambiar el gusto del espectador y de los productores por verla en papeles como el interpretado para Billy Wilder en La tentación vive arriba (The Seven Year Itch, 1955), película que inmortalizó su imagen de mito erótico. Con la intención de potenciar su capacidad dramática se trasladó a Nueva York, donde permaneció durante un año para acudir a las clases de interpretación que Lee Strasberg impartía en el Actors Studio, del que habían salido actores de la talla de Marlon BarndoMontgomery Clift, James Dean, Geraldine Page o Paul Newman. Allí pretendía de una vez por todas afianzarse, y así demostrar (y demostrarse) que era una actriz más allá de la imagen que se esperaba de ella, quizá una carga demasiado pesada para alguien sensible que necesitaba sentirse valorada por lo que era y no por lo que parecía ser. De la mano de Joshua Logan regresó al cine en Bus Stop (1956), posiblemente su mejor interpretación hasta ese momento. Posteriormente sería dirigida por el prestigioso actor Laurence Olivier en El príncipe y la corista (The Prince and the Showgirl), pero sus mejores interpretaciones aún estaban por llegar, y lo hicieron de la mano de dos viejos conocidos, con quienes ya había trabajado en el pasado: Billy Wilder y John Huston, en Con faldas y a lo loco (Some Like It Hot, 1959), una de las grandes obras maestras de la comedia, y Vidas rebeldes (The Misfits, 1961), un intenso drama que a la postre sería su última película completa, también lo sería para otro mito del cine hollywoodiense: Clark Gable, quien fallecería tras el rodaje, víctima de un ataque cardíaco. En la cima de su carrera, y convertida en la estrella más famosa del globo, Marilyn Monroe fue despedida de Something's Got to Give como consecuencia de los problemas que generó durante el rodaje. Dos semanas después dejaba el mundo en la soledad que le había perseguido desde siempre. Con su muerte se produjo un vacío en el séptimo arte que nunca llegó a llenarse, pues más allá de la imagen que desprendía vivía una mujer de enorme sensibilidad y talento, a menudo infravalorada por la idea que se había creado alrededor de su cegadora y brillante imagen.



Filmografía como actriz


Dangerous Years (Arthur Pierson, 1947)
Scudda Hool Scudda Hay! (F.Hugh Herbert, 1948)
Los verdes pastos de Wyoming (Green Grass of Wyoming; Louis King, 1948)
Las chicas del coro (The Ladies of the Chorus; Phil Karlson, 1948)
Amor en conserva (Love Happy; David Miller, 1949)
Billete a Tomahawk (A Ticket to Tomahawk; Richard Sale,1950)
La jungla de asfalto (The Asphalt Jungle; John Huston, 1950)
Cruce de derecha (Right Cross; John Sturges, 1950)
Ruedas de fuego (The Fireball; Tay Garnett, 1950)
Eva al desnudo (All about Eve; Joseph L.Mankiewicz, 1950)
Historia de una ciudad (Home Town Story, Arthur Pierson, 1951)
As Young as You Feel (Harmon Jones, 1951)
Memorias de un don Juan (Love Nest; Joseph Newman, 1951)
Divorciémonos (Let's Make It Legal; Richard Sale, 1951)
No estamos casados (We're not Married, Nunnally Johnson, 1952)
Niebla en el alma (Don't Bother to Knock; Roy Ward Baker, 1952)
Cuatro páginas de la vida (Full House, episodio dirigido por Henry Koster, 1952)
Me siento rejuvenecer (Monkey Business, Howard Hawks, 1952)
Encuentro en la noche (Clash by Night, Fritz Lang, 1952)
Niágara (Henry Hathaway, 1953)
Los caballeros las prefieren rubias (Gentleman Prefer Blondes, Howard Hawks, 1953)
Cómo casarse con un millonario (How to Married a Millionaire, Jean Negulesco, 1953)
Luces de candilejas (There's not Business Like Show Business, Walter Lang, 1954)
Río sin retorno (River of no Return, Otto Preminger, 1954)
La tentación vive arriba (The Seven Year Itch, Billy Wilder, 1955)
Bus Stop (Joshua Logan, 1956)
El príncipe y la corista (The Prince and the Showgirl, Lawrence Olivier, 1957)
Con faldas y a lo loco (Some Like It Hot, Billy Wilder, 1959)
El multimillonario (Let's Make Love, George Cukor, 1960)
Vidas rebeldes (The Mistfis, John Huston, 1961)
Something's got to give (George Cukor, 1961) (película inacabada)



Premios y reconocimientos



Nominada al BAFTA a la mejor actriz extrjera por La tentación vive arriba

Nominada al Globo de Oro a la mejor actriz de comedia o musical por Bus Stop
Nominada al BAFTA a la mejor actriz extranjera por El príncipe y la corista
Ganadora del David de Donatello a la mejor actriz extranjera por El príncipe y la corista
Ganadora del Globo de Oro a la mejor actriz de comedia o musical por Con faldas y a lo loco
Ganadora del Globo de Oro a la actriz favorita



No hay comentarios:

Publicar un comentario