miércoles, 2 de enero de 2013

El signo del zorro (1940)

Todos los cadetes consideran un honor enfrentarse a la espada de Diego Vega (Tyrone Power), excelente jinete y espadachín californiano que lleva diez años alejado de su hogar, al que regresa después de leer la carta enviada por su padre (Montagu Love). Diego clava su espada en el techo del local madrileño donde se despide de sus amigos, convencido de que ya no tendrá ocasión de utilizarla en la pacífica villa de Los Ángeles, sin embargo, cuando desembarca en California descubre que la población tiembla al escuchar que se trata del hijo del alcalde. Diego todavía piensa que su padre ejerce dicho cargo, pero pronto descubre que Don Luis Quintero (J.Edward Bromberg) ocupa el puesto de edil, obligando al pueblo a un excesivo pago de impuestos con el que pretende enriquecerse. El marco de injusticia social provoca que el hijo pródigo asuma el rol de justiciero enmascarado, similar en muchos aspectos al héroe de La pimpinela escarlata (1934), que firma sus visitas con una Z que atemoriza a sus enemigos, entre quienes se encuentra el capitán Esteban Pasquale (Basil Rathbone), que además de tener que desafiar con la espada al hombre de la máscara debe lidiar con el petimetre de Vega, vanidoso y presumido, porque en él encuentra a un duro rival en cuanto a las atenciones de la esposa del alcalde (Gale Sondergaard). Diego juega y engaña a todos ya sean enemigos o amigos, pues es el único medio que encuentra para liberar al pueblo de la opresión en la que viven; de ese modo, realizando un doble juego, accede a las intimidades de Quintero, asustado por la amenazante presencia del Zorro, la cual le convence para proponer a su sobrina (Linda Darnell) como esposa de Diego y así suavizar sus relaciones con Alejandro Vega y demás terratenientes. Rouben Mamoulian siguió en todo momento las pautas establecidas en las aventuras de capa y espada, desde los duelos y las persecuciones hasta las situaciones cómicas, pasando por la historia de amor que une al héroe y a la joven Lolita Quintero; aunque previsible, El signo del Zorro (The Mark of Zorro) resulta una excelente oportunidad para disfrutar de las andanzas de un héroe mítico que ya había sido interpretado veinte años atrás por Douglas Fairbanks en La marca del Zorro, film donde se descubren las pautas de las aventuras de justicieros que esconden su identidad para poder actuar contra la opresión que se observa en su entorno. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario