domingo, 16 de diciembre de 2012

Mackendrick, ironía reflexiva

Nacido en Boston, pero criado por sus abuelos en Glasgow, la infancia de Alexander Mackendrick marcaría su pensamiento y posiblemente su talento, que alcanzó su plenitud al tiempo que lo hacía la mítica Ealing Studios, donde rodó cuatro magníficas comedias y un excelente drama, que en la actualidad son referentes de la cinematografía británica. Pero antes de que Michael Balcon le fichase para su estudio, Mackendrick tuvo sus primeros contactos con el cine al escribir el guión de Midnight Menace (1937) y en su estancia en una empresa de publicidad que fue adquirida por el Ministerio de Información poco antes de que estallase la Segunda guerra Mundial. Reconvertida en productora de documentales propagandísticos durante el conflicto, Mackendrick fue enviado a África y posteriormente a Italia como miembro del equipo de documentalistas británicos destinados primero en Argelia y después en el país transalpino, donde tuvo la oportunidad de supervisar el rodaje de Roma, ciudad abierta. Concluida la contienda, regresó a Inglaterra, para poco después unirse a la familia de la Ealing, dentro de la cual desarrolló la mitad de su breve, pero excelente filmografía, referente obligado para todo buen aficionado al cine. En esta productora trabajó al lado de cineastas como Charles Crichton, con quien colaboró en Dance Hall (1950), o Basil Dearden, para quien escribió (junto a John Dighton) el guión de Matrimonio de estado (Saraband for Dead Lovers, 1948) y los diálogos adicionales de El faro azul (The Blue Lamp, 1950), película en la que dirigió la segunda unidad. Allí también coincidió con William Rose, autor de los guiones de La bella Maggie y El quinteto de la muerte, con el director de fotografía Douglas Slocombe, operador de El hombre del traje blanco y Mandy, y con actores e la talla de Alec Guinness, Peter Sellers, Herbert Lom o Jack Hawkins. Pero sus comienzos en la productora fueron menos ambiciosos. En 1946 fue contratado para encargarse del diseño artístico y dibujar storyboards, no en vano había estudiado Bellas Artes y poseía experiencia como dibujante de historietas. Así que no fue hasta 1949 cuando se produjo su debut en la dirección, con la hilarante Whisky a gogó, comedia en la que ya se observa el humor irónico de su autor, tras el cual esconde su mirada reflexiva y burlona del comportamiento humano, un humor que también aparece en sus otras comedias para la EalingEl hombre del traje blanco, La bella Maggie El quinteto de la muerte. Su carácter rebelde le convenció para poner punto y a parte a su relación con Balcon cuando los estudios fueron vendidos a la BBC, comenzando una nueva etapa en su carrera, aquella que le llevó a Hollywood para dirigir el remake de Mandy, su primer contacto con el mundo infantil que posteriormente retomaría en Sammy, huida hacia el sur y Viento en las velas. Sin embargo en los Estados Unidos, no pudo realizar el proyecto y, en su lugar, rodó Chantaje en Broadway, con Burt Lancaster y Tony Curtis en los principales papeles. Pero, marcado por su constante enfrentamiento con los productores, Mackendrick fue despedido de la coproducción anglo-americana El discípulo del diablo (The Devil's Disciple; Guy Hamilton, 1959) un mes después de iniciarse el rodaje, algo similar le ocurrió durante la filmación de Los cañones de Navarone (The Guns of Navarone; J.Lee Thompson, 1961). Estos dos reveses profesionales ponían de manifiesto que el sistema comercial y el pensamiento del cineasta no eran compatibles, ya que no se sentía cómodo trabajando dentro de un entorno que priorizaba el beneficio a la independencia autoral pretendida por Mackendrick. Como consecuencia, durante un tiempo se apartó del cine y se dedicó a rodar anuncios publicitarios, y fue por aquellas fechas cuando se reconcilió con Michael Balcon, que se convirtió en uno de los productores de Sammy, huida hacia el sur, la segunda gran reflexión del cineasta sobre la infancia. La tercera, Viento en las velas, llegaría dos años después, y en ella dio una muestra más de su enorme talento y de su capacidad para la reflexión. Pero, en 1967, de regreso a Hollywood una vez más sufrió las intromisiones de los productores, en esta ocasión en la comedia No hagan olas, la última película de un cineasta irrepetible que prefirió alejarse de la industria cinematográfica y dedicarse a la enseñanza.




Filmografía como director

Whisky a gogó (Whisky Galore;1949)
El hombre del traje blanco (The Man in the White Suite; 1951)
Mandy (1952)
La bella Maggie (The Maggie;1954)
El quinteto de la muerte (The Ladykillers; 1955)
Chantaje en Broadway (Sweet Smell of Sucess; 1957)
El discípulo del diablo (The Devil's Disciple; Guy Hamilton, 1959) (sin acreditar)
Los cañones de Navarone (The Guns of Navarone; J.Lee Thompson, 1961) (sin acreditar)
Sammy, huida hacia el sur (Sammy Going South; 1963)
Viento en las velas (A High Wind in Jamaica; 1965)
¡Oh papá, pobre papá, mamá te ha metido dentro del armario, y a mí me da tanta pena! ("Oh Dad, Poor Dad, Mamma's Hung You in the Closet and I'm So Sad"; Richard Quine, 1967) (sin acreditar)
No hagan olas (Don't Make Waves; 1967)


Filmografía como guionista

Midnight Menace (Sinclair Hill, 1937) (historia original)
Matrimonio de estado (Saraband for Dead Lovers; Basil Dearden, 1948)
El farol azul (The Blue Lamp; Basil Dearden, 1950) (diálogos adicionales)
Dance Hall (Charles Crichton, 1950) 
El hombre del traje blanco (The Man in the White Suite; 1951)
La bella Maggie (The Maggie; 1954) (argumento)
Chantaje en Broadway (Sweet Smell of Sucess;1957) (sin acreditar)



No hay comentarios:

Publicar un comentario