miércoles, 1 de agosto de 2012

Acorralado (1982)


De los muchos imprudentes que no saben con quién se meten el sheriff Teasle (Brian Dennehy) se lleva la palma al jugársela con un individuo que camina sin rumbo fijo después de descubrir que el último superviviente de su grupo falleció dos años atrás. Este caminante piensa en su soledad y en su complicada reinserción tras regresar de Vietnam, donde combatió y donde vio caer a la mayoría de sus amigos. Pero John Rambo (Sylvester Stallone) no pretende molestar a nadie, sólo continuar con una existencia incierta en la que busca su lugar. Sin embargo, parece que no está bien visto que un tipo vagabundee sin traje y sin corbata, porque el ajado atuendo de Rambo (guerrera, botas militares, etc.) o su desaliñado corte de pelo no resultan del agrado de un policía clasista, repleto de prejuicios, que no tiene mejor idea para pasar las fiestas navideñas que impedir que el bueno de Johnny coma en algún restaurante de la pequeña ciudad de "Hope". ¿Por qué Teasle se enfurece tanto si Rambo sólo responde a unos modales y unas actitudes un tanto fascistas? <<Que no quiero problemas>>, dice el angelito que pronto dejará de serlo, <<que soy un tío confundido por las torturas que sufrí a manos de los charlies>> <<¿Por que me rechazáis y castigáis si he luchado para que podáis estar tranquilos (o eso fue lo que me dijeron)?>> La policía local no se detiene a pensar que John es un tipo con problemas emocionales, que únicamente pretende encontrar su lugar en un mundo que no le acepta, pero por el que ha luchado en el pasado. Para Johnny resulta decepcionante comprobar que existen personas como el sheriff o sus hombres, que le juzgan, le humillan y le someten a malos tratos en el sótano de una comisaría de donde sale partiendo narices u otras partes de la anatomía humana. Así se inicia una nueva guerra en la que demuestra su talento natural para sobrevivir, destrozar y emplear las técnicas de guerrillas que le convirtieron en héroe de guerra, y en el azote del Vietcong. El personaje de John Rambo fue clave para que Sylvester Stallone se convirtiera en la máxima estrella del cine de acción de la década de 1980 (puesto compartido con su colega Arnold Schwarzenagger), el cual retomaría en sucesivas secuelas carentes del interés de Acorralado (First Blood), el primer Rambo, en el que también ejerció como guionista, al igual que ya había hecho en Rocky (1976), el otro título clave de su carrera artística. Acorralado (First Blood) enfrenta al solitario con un entorno que le rechaza porque es diferente a las personas que lo habitan, y que semejan vivir aceptados y felices dentro del mismo. John desea pertenecer a esa civilizada y tranquila sociedad, pero de modo violento se le niega su derecho a pertenecer a ella, condenándole a convertirse en un Rambo desesperado y acorralado, obligado a revivir viejos tiempos para sobrevivir en un mundo que le ha dado la espalda, porque se le juzga como una amenaza que podría alterar la paz ficticia que se rompe como consecuencia de la necedad de quienes la han creado, utilizado y olvidado, y no por la mala leche del bueno de Johnny, que sólo pretendía tomar un tentempié, pero que acabó organizando una explosiva barbacoa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario