lunes, 9 de julio de 2012

Marty (1954)

Las constantes alusiones al matrimonio que Marty (Ernest Borgnine) escucha en su entorno aumentan su sensación de soledad, provocando en él una frustración que desaparecería si pudiese encontrar una chica que le acepte por su físico. Marty, de 34 años, carnicero de profesión, vive con su madre (Esther Minciotti), y sus relaciones personales se reducen a ella y a un pequeño grupo de amigos, entre los que se encuentra Angie (Joe Mantell), que comparte su mismo sino, cuestión que parece consolarlo. Marty siempre escucha que a su edad un hombre debería estar casado, aunque no fuese por amor, sino por tener una compañera que llene el supuesto vacío, que en Marty sí sería real, porque la idea de la soledad y del paso del tiempo le martiriza, en mayor medida cuando escucha una y otra vez el comentario (reproche) de que debería imitar a sus hermanas y hermanos, todos ellos felizmente casados. Marty culpa a su físico del mal de amores, sin embargo, sólo tendría que mirar a su alrededor para comprobar que no muchos individuos que no alcanzan el grado de Adonis viven una vida en pareja, pero él prefiere compadecerse de sí mismo y ahogarse en un mar de lágrimas que le aleja de la posibilidad de mostrar las cualidades que, en tan sólo un par de horas, una desconocida reconoce en él, (pues sí que tiene ojo la chica). Clara (Betsy Blair) siente la misma necesidad que Marty, a sus 29 años se le echan una decena más, y todo apunta a que se convertirá en una amargada, pero no por su deseo, sino por su entorno, que no perdona la soltería, que no estaría bien vista. El encuentro entre Marty y Clara se produce en una sala de baile, adonde ninguno deseaba ir, pero que les proporciona el momento que ambos han estado esperando sin éxito, mientras sus esperanzas se convertían en desilusiones; pero ahora, ante ellos, se presenta una última oportunidad que les devuelve la ilusión. La relación de Marty y Clara les proporciona la felicidad que no habían experimentado, sin embargo, esa misma relación también afecta a Angie y a madre, temerosa de verse desplazada de la vida de su hijo, como sucede son su hermana Catherine (Augusta Ciolli) y el hijo de ésta, Tommy (Jerry Paris), que harto de que su madre se entrometa en su matrimonio, pretende deshacerse de ella. Por su parte, Angie se muestra opuesto a que Marty continúe con idilio relación sentimental, porque eso significaría que perdería su consuelo y ese amigo siempre dispuesto a acudir cuando le precise. El egoísmo, disfrazado de miedo a la soledad, de la madre y de Angie les impulsa a desanimar a Marty, objetivo que consiguen y que, en primera instancia, provoca que éste rompa con la mujer que podría proporcionarle aquello que tanto ha deseado, de ese modo, Marty se encuentra en la tesitura de tener que elegir entre lo que desea y lo que desean los demás. Al visionar Marty desde el presente se podría decir que la idea o el planteamiento que Delbert Mann expuso resulta forzado, aunque sería más correcto decir desfasado, quizá porque la idea de soledad se simplifica y se expone como la ausencia de compañía, cuando en realidad se trata de una sensación de mayor complejidad, que no siempre afecta a individuos sin pareja, ya que el sentimiento de soledad nace en el pensamiento humano (condicionado por múltiples variables que afectan de manera individual o colectiva), y que puede producirse en cualquiera, a pesar de estar acompañado por un grupo de amigos, por la pareja o por la familia. Marty no ha envejecido bien, pero encierra una pregunta siempre vigente sobre si el amor nace, se busca o se fuerza, ¿el amor nace como un sentimiento que fluye de modo natural o es una necesidad que se busca y se crea? Las respuestas pueden ser muchas, dependen del concepto que cada uno posee de la vida, de sus necesidades y de sus emociones, Marty escoge la suya guiado por el miedo a una vida solitaria, sin esa compañera con quien envejecer, aunque no exista el amor, sino la ilusión de no estar solo en una vida que todavía podría dar muchas vueltas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario