viernes, 3 de febrero de 2012

Los violentos años veinte (1939)

Seguramente si Eddie Bartlett (James Cagney) no hubiese vivido los ajetreados años veinte habría sido el gran tipo que Panama Smith (Gladys George) creía que era, sin embargo, los hechos que se muestran impiden creer que fuese totalmente cierta tal afirmación. Eddie no era un hombre ruin por naturaleza, como se muestra durante las primeras escenas que transcurren en plena Gran Guerra; es un tipo corriente, con pensamientos y deseos corrientes. En 1918 Eddie Bartlett combatía en Francia, país donde coincidió con George Hally (Humphrey Bogart) y Lloyd Hart (Jeffrey Lynn), otros dos jóvenes estadounidenses que, como tantos otros, luchaban en el viejo continente, lejos de sus hogares. En 1920, cuando Eddie regresa a su país natal, se encuentra con algo que no se espera, todo ha cambiado; los precios han subido y la tasa de desempleo se ha disparado. Este joven ex-combatiente siente frustración cuando descubre que no le han guardado, tal y como le habían prometido, su antiguo puesto de trabajo en un taller de reparación de automóviles, no obstante, no se desanima, al menos no por completo, y busca un empleo que le permita continuar con su vida; pero, salvo el ofrecimiento de su buen amigo Danny Green (Frank McHugh), no hay nada para él, ni para otros miles de jóvenes en su misma situación. Además de una historia de gángsters, Los violentos años veinte (The Roaring Twenties) es un excelente y rítmico drama que muestra una década convulsa que se inicia con la llegada de los últimos soldados procedentes de los campos de batalla europeos y con una ley desafortunada que provocaría una era violenta y sangrienta. La ley seca prohibía la venta y el consumo de alcohol, lo que no significó que los licores dejasen de consumirse, ya que tipos como Eddie aprovecharían la nueva situación para dedicarse al contrabando, a la elaboración y a la venta de un material de dudosa calidad, que les reportaría millones de dólares en beneficios no declarados al fisco. A partir de la prohibición, el consumo de alcohol se multiplica y la población lo asume como una cuestión de moda; lo prohibido marca tendencias y se convierte en sinónimo de diversión; los locales clandestinos surgen por todas partes, descubriéndose como el centro de reunión de la sociedad del momento. La entrada de Eddie en el mundo del hampa se produce cuando coincide con Panama en uno de esos locales, donde le detienen sin ser culpable del delito del que se le acusa. Tras un juicio en el que se le condena a pagar una multa de cien dólares (que no puede abonar) o sesenta días de cárcel (que no quiere cumplir, pero que dada su condición monetaria debe asumir) se convence de que si no actúa nadie lo hará por él. Gracias a Panama no cumple la condena, pues ella paga la fianza y le propone que se asocien para buscar ese beneficio instantáneo e ilícito generado por la venta de bebidas alcohólicas. Los violentos años veinte es una excelente producción que pretende mostrar las principales causas que dieron origen a la existencia de tipos como Eddie, pero de entre todas las posibles señala a esa ley que atentaba contra la libertad personal, una ley que creó y permitió que hombres como Bartlett o como Georges creciesen al margen de cualquier ley, protegiéndose con sobornos y enfrentándose a bandas rivales, en busca de un sueño de riqueza inmediata. La primera película de Raoul Walsh para la Warner Bros. no mostró a un delincuente sin escrúpulos, como habían hecho las producciones de gángsters de los primeros años de la década de 1930, sino a un personaje que no carece de valores positivos, descubriendo su amistad con Lloyd y con Danny y el amor que siente hacia Jean Sherman (Priscilla Lane), la persona más importante para él y que a la postre será su oportunidad para redimirse. Eddie vive un falso sueño de amor y de grandeza, una ilusión que empieza a tambalearse cuando realiza uno de sus golpes en compañía de George, un hombre que no entiende de amistad y a quien únicamente interesa el poder y el dinero, un hombre que ya apuntaba maneras de criminal en las escenas de 1918. Pero los años han pasado y, tras alcanzar la gloria dentro del hampa, Eddie Bartlett sufre su inevitable caída, pues los movidos años veinte tocarían a su fin el 28 y el 29 de octubre de 1929, cuando la bolsa hizo crack; un instante que también significó el crack para Eddie y que, entre otras muchas, generó dos circunstancias: un cambio radical en la política del país y una nueva realidad social donde no habría cabida para tipos como Eddie Bartlett o para tipos sin escrúpulos como George Hally, pero sí para ciudadanos como Lloyd Hart o Jean Sherman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario