martes, 31 de enero de 2012

El ángel azul (1930)

Título emblemático de la cinematografía alemana y de la filmografía de Josef von SternbergEl ángel azul (Der blaue engel) fue la primera de sus siete colaboraciones con la por aquel entonces desconocida Marlene Dietrich, a quien llevaría a Hollywood y al estrellato. El cineasta estadounidense de origen austríaco también contó con la presencia de la gran estrella del cine mudo Emil Jannings, con quien ya había trabajado en La última orden (The Last Command; 1928). Esta colaboración hollywoodiense se saldó en la edición inaugural de los Oscar con el premio al mejor interpretación masculina para Jannings, por ello el actor no dudó en convencer a Erich Pommer para que, al estar Ernst Lubitsch fuera de presupuesto, fuese Sternberg el encargado de dirigir la adaptación de la novela de Heinrich Mann Proffesor Unrat. En la primera película hablada del cine alemán, Jannings encarnó a Immanuel Rath, un estricto profesor que no tolera ni las bromas ni el comportamiento desenfadado de sus alumnos, pues lo considera amoral e impropio de futuros caballeros. En su afán por impedir que los jóvenes se diviertan los sigue hasta el Ángel Azul, el cabaret donde se inicia su caída del pedestal de severidad desde el cual venía observando el mundo. La rigidez de su carácter se convierte a la postre en su perdición, pues su férrea moral lo muestra orgulloso, en contraposición del clown que lo observa en silencio, como si quisiera advertirle del futuro que le aguarda si no sale inmediatamente del camerino de Lola Lola (Marlene Dietrich). Sin embargo, el maduro y solitario maestro queda fascinado por la belleza y el erotismo que desprende la cantante, y siente la necesidad de volver a verla. A partir de este instante de fascinación y obsesión, la vida de Rath se adentra en un abismo de pasión y sumisión que no tarda en destruir su inocencia orgullosa. Tras una noche de juerga en la que se convierte en el nuevo amante de Lola Lola, la vida del profesor sufre un giro radical, primero pierde su empleo y posteriormente le pide a Lola que se case con él. ¿Por qué acepta casarse con un hombre por quien no muestra la menor consideración? Lola utiliza a los hombres a su antojo, quizá para divertirse o quizá para sacar el mayor partido posible de sus relaciones, anticipándose a la femme fatale del cine negro hollywoodiense. Durante un tiempo el matrimonio vive del dinero del profesor, que ha cambiado su orgullo inicial por la humillación que acepta a cambio de permanecer al lado de Lola. Y tras cinco años de matrimonio, de sumisión y de verse convertido en clown, regresa al Ángel azul y representa su número de payaso delante de personas que le conocen, hecho que significa la pérdida definitiva del último resquicio de orgullo que le resta. La película de Sternberg es una tragedia sin paliativos que expone la fragilidad moral de un hombre de clase media que se deja arrastrar por el deseo que Lola despierta en él, por la necesidad de poseer su hermosura y por la oportunidad de llenar la soledad en la que ha vivido y que le ha convertido en un ser estricto, pero también en la víctima perfecta de cuanto censuraba desde la tarima sobre la que impartía sus lecciones en el liceo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario