lunes, 26 de septiembre de 2011

La tía Tula (1964)

El director Miguel Picazo realizó La tía Tula, su primera película, adaptando la novela homónima escrita por Miguel de Unamuno, cuya trama gira entorno a la figura de una mujer madura que promete ante el lecho de muerte de su hermana que cuidará de los hijos de ésta. Tula (Aurora Bautista) ha dejado sus anhelos a un lado, consagrando sus días a cuidar a sus dos pequeños sobrinos y a Ramiro (Carlos Estrada), su cuñado, un hombre en quien crece el deseo de mantener una relación que ella rechaza, a pesar de la propuesta de matrimonio que le hace. Los hechos que se narran ofrecen una relación prácticamente marital, en la que únicamente sólo falta consumar un acto al que Tula se niega por sus convicciones e ideas. Tula sufre un constante acoso externo, incluso el párroco le aconseja que acepte a Ramiro como esposo y así toda la tensión sexual que se desarrolla dentro de sus cuatro paredes quedaría resuelta, pero ella se niega, el matrimonio no es una opción, debe respetar la memoria de su hermana, a pesar de que ella también siente la necesidad de mantener un contacto del que huye constantemente. Su otra opción sería apartar a Ramiro de su hogar, sin embargo, tampoco esta parece convencerla. La tía Tula es una mujer marcada por su educación religiosa, que la sume en una continúa lucha interna, donde su fortaleza espiritual le obliga a rechazar aquello que le sería más sencillo: la aceptación de un matrimonio que satisfaría a ambos, y que sin embargo ella por sus convicciones no puede asumir. Tula se encuentra rodeada por un entorno que pretende dictar las conductas, una sociedad pueblerina que no asume riesgos y que pretende ubicar a cada uno en el lugar donde se presupone debe estar. Así bien, las mujeres como Tula deben contraer matrimonio, ya que su edad así lo exige, incluso, ellas mismas lo creen de esta manera, condicionadas por una tradición que las calificaría de solteronas. Sin embargo, Tula se resiste a aceptar las conveniencias que se le van indicando, se muestra valiente, pero es incomprendida y culpada de la situación que la atosiga, circunstancia que se comprueba en el párroco tras conocer el ataque sexual que ha sufrido a manos de Ramiro; parece culparla y disculpar la conducta injustificable de su cuñado, asumiendo que los actos de Ramiro se deben a la negativa de Tula a contraer matrimonio. Aurora Bautista interpretó al personaje principal de manera convincente, cuestión que merece ser destacada, puesto que su personaje no resulta sencillo, implica muchas connotaciones que debieron superar la censura del momento y que a la postre sería una de sus mejores actuaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario