viernes, 3 de junio de 2011

Retorno al pasado (1947)

El pasado y el presente son dos tiempos que se encuentran en muchas de las grandes producciones de cine negro de la década de 1940, ese pasado y ese presente también se juntan en Jeff Bailey (Robert Mitchum), el protagonista de esta joya realizada por Jacques Tourneur, en la que los hechos pretéritos dan alcance al personaje de Mitchum. De nada le ha servido cambiar de nombre, ni buscar la paz en un pueblo alejado de las grandes áreas metropolitanas. Sin duda, a medida que Jeff narra su historia a Ann (Virginia Huston), descubrimos que el motivo para escapar está más que justificado, ya no por Whit (Kirk Douglas), el gángster a quien ha engañado, sino por la perversa mujer de la que había estado enamorado. Si existe un personaje dentro del cine negro con motivos más que suficientes para escapar de una femme fatale con piel de cordero ese es Jeff. Kathy (Jane Greer), la novia de Whit, huye tras haberle robado 40,000$ y dejarle unas cuantas balas como recuerdo. Así pues, no resulta extraño que este mafioso pretenda encontrarla. Para ello contrata los servicios de un detective privado, claro está, ese sabueso es Jeff, quien persigue a Kathy hasta que da con ella en Acapulco, pero con la mala suerte de que cae en sus redes, una torpeza que sella su destino. De nada ha servido escapar, algo de lo que se percata en el presente, mientras le confiesa a Ann su amor y la verdadera naturaleza de su anterior vida. Whit no ha olvidado, pretende cobrar la deuda que el detective ha contraído con él, por eso le ha buscado y finalmente encontrado. La misión que le ofrece no es más que una trampa, argucia que el protagonista descubre de inmediato, pero se encuentra metido de lleno en ella y no le resultará sencillo escapar, pero debe intentarlo. Retorno al pasado (Out of the past) es una de las joyas incuestionables del cine negro, un film sin fisuras, con todas las características del género (voz en off, diálogos excepcionales, con réplicas y contraréplicas de altura, una poderosa fotografía, plagada de claroscuros, fruto del trabajo de Nicholas Musuraca, unos personajes que no dejan de ser marionetas en manos de la adversidad, por muy controlada que crean tener la situación, etc.) y que cuenta con unas excelentes interpretaciones. Destaca por encima de todos el personaje que interpreta Jane Greer, Kathy, en apariencia una joven y hermosa mujer, desvalida, víctima de la crueldad de Whit, y que sin embargo resulta un ser corrupto, sin escrúpulos y el más peligroso dentro de ese mundo de luces y sombras. Esta mujer fatal manipula a todo aquel que se encuentre en su radio de acción, no duda, utiliza sus encantos para seducir a cualquier hombre que necesite, y enfrentarlos contra sus principios (que no los tienen) o contra sus amigos (que no lo son). Ante una mujer de este tipo nada tienen que hacer los personajes de Whit y Jeff, quienes se dejan engatusar, sin que puedan evitar sentir lo que sienten. Sin embargo, a pesar de esta característica que les une, existen diferencias entre ambos personajes masculinos. Allí donde Jeff ha descubierto fatalidad, Whit no ve más allá del deseo provocado por la perturbadora belleza que le ciega, es una marioneta, muy en contra de lo que piensa (se cree importante y controlador absoluto de una situación que se le escapa delante de sus narices). Como buen ejemplo genérico, Retorno al pasado presenta una trama oscura y sólida en la que sus protagonistas se ven atrapados en la fatalidad de un destino que les pasa factura por errores pretéritos que impiden el futuro de Jeff al lado de Ann.

No hay comentarios:

Publicar un comentario