lunes, 27 de junio de 2011

La armada Brancaleone (1966)

La armada Brancaleone (L'armata Brancaleone) es una divertida comedia ambientada en la época de las cruzadas y centrada en un caballero andante sin oficio ni beneficio, pero con grandes ideales y con sueños de grandeza (que recuerda en la distancia al hingenioso hidalgo don Alonso Quijano). El caballero Brancaleone (Vittorio Gassman) se encuentra con un grupo de pícaros que se han apoderado de un papel que les concede una propiedad en algún lugar de la costa italiana. Para que el documento tenga validez necesitan a un noble caballero y en Brancaleone encuentran a ese individuo que les proporcionará la oportunidad para enriquecerse. Sin embargo, las circunstancias no se desarrollan como esperan y no tardan en verse metidos en una serie de líos y confusiones que, más que enriquecerlos, les lleva a las situaciones más peligrosas y disparatadas. Mario Monicelli dirigió una magnífica y curiosa película que presenta a un caballero andante que pretende vivir bajo el código de la caballería en un mundo plagado de pícaros, en el que su propio temor le hace faltar a sus ideales. Vittorio Gassman aportó su lado más cómico a ese personaje que intenta seguir el camino para el que cree haber nacido y que sin embargo nunca consigue enderezar su rumbo. La armada Brancaleone es una comedia, escrita por el dúo Age-Scarpelli y por el propio director, que satiriza una época actual desde un pasado lejano, el medievo, no tan diferente del mundo contemporáneo (en cuanto a la moralidad y ambiciones de los protagonistas). Este pariente lejano de Don Quijote vive en una realidad paralela, la que él prefiere imaginar y que casi nunca suele ser como los demás la ven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario